Observatorio VII. Movilidad Sostenible

Los observatorios de diseño son espacios académicos que articulan los procesos de formación del programa curricular con los programas misionales de la Escuela de Diseño Industrial. En este sentido, formulan de manera coordinada programas de trabajo con visión prospectiva en un horizonte de 5 años y lideran un sistema de gestión del conocimiento, impulsando y desarrollando líneas de investigación, como es el caso del semillero de movilidad que funciona interdisciplinarmente.

Para el caso del Observatorio VII, se propone una temática específica sobre de movilidad sostenible (Anexo 1) en el contexto real, identificando características del entorno productivo e institucional del país, de manera que se promueva el desarrollo de la disciplina y de la cultura de diseño industrial en este contexto, con el propósito de contribuir al mejoramiento de la calidad de vida, al desarrollo con equidad y a la protección del medio ambiente.

En el contexto del observatorio es muy importante considerar que la movilidad no se puede evaluar de manera aislada y que debe ser considerada como un importante motor de desarrollo económico. Este “motor” plantea retos asociados con la problemática ambiental por lo que es necesario hacer observaciones más profundas que involucren toda la cadena de valor para poder definir un trabajo eficaz de este importante componente de la economía. El mejor entendimiento del concepto de la movilidad sostenible nos puede ayudar a enfrentar los retos que ella demanda y a identificar cuál puede ser un rol estratégico de los diseñadores industriales en este sector. Un reto adicional es el hecho de tratarse de un fenómeno en constante evolución, no solo desde el punto de vista de la demanda o la oferta, sino de todo lo relacionado con el desarrollo social, la calidad de vida, condiciones culturales, políticas, en fin, un diverso y complejo universo de partes interesadas.

Por tanto, en el Observatorio e trata de identificar oportunidades de desarrollo de proyectos de diseño industrial en componentes de esta compleja y dinámica cadena de valor, sobre los que se identifique que se requieren soluciones creativas y viables. Indudablemente para llegar a plantear proyectos es muy importante que los estudiantes tengan un nivel claro de reconocimiento de un sistema complejo y posiblemente “sobre-estudiado”, pero sobre el cual aún no se evidencian soluciones que satisfagan de manera clara a todas las partes interesadas. Se trata también de ofrecer proyecciones de innovación y soluciones que construyan negocios rentables.

La movilidad está incluida dentro de las metas del milenio (Millennium Development Goals/ MDGs), y allí se pueden identificar tanto contribuciones positivas como negativas asociadas a la movilidad. Aspectos como contribución a la erradicación de la pobreza extrema y el hambre, se pueden asociar a la movilidad con proyectos que aporten y promuevan acceso más favorable a bienes y servicios, mejores tiempos de desplazamiento de las personas que trabajan en industrias y empresas en general, mejores condiciones de confort en los desplazamientos, e indirectamente ayuda y facilita el crecimiento económico en sectores de manufactura y servicios. Proyectos implantados de movilidad pueden ayudar a facilitar el acceso a las escuelas, en particular en áreas rurales, en este caso el acceso no sólo a los estudiantes sino también de los profesores.

Estos ejemplos son parte de un listado que incluye el Consejo Mundial Empresarial para el Desarrollo Sostenible (CMEDS / WBCSD), esta organización en su reporte de Movilidad para el 2030: alcanzando los retos de la sostenibilidad propone la definición de la movilidad sostenible como:

“La habilidad para alcanzar los deseos y necesidades de la sociedad para mover libremente, con fácil acceso, comunicar, facilitar la comercialización y establecer relaciones en general sin sacrificar otros valores humanos y ecológicos esenciales en el presente o en el futuro”.[1]

El observatorio VII, que aborda la movilidad sostenible plantea varios retos a los estudiantes que tienen que ver con esta dinámica académica. Desde la observación, los estudiantes deberán desarrollar cinco proyectos durante 16 semanas, en los cuales no sólo se centra el trabajo en la fase de observación propiamente dicha, sino que se deben, proponer proyectos de diseño industrial a desarrollar y presentar.

En el desarrollo de los proyectos se establecen igualmente aspectos de formación relacionados con el desarrollo de competencias para formular y administrar proyectos, reafirmar metodologías de diseño industrial, que involucren lineamientos de eco-diseño, el uso de herramientas informáticas como software de análisis de ciclo de vida del producto, el uso y análisis de normativas nacionales e internacionales aplicables al tema de la movilidad sostenible, como es el caso de la norma NTC 5206. Igualmente, se busca trabajar desde la dinámica de la mejora continua, en la que los estudiantes deben entender que los procesos de diseño y desarrollo de proyectos de diseño industrial no sólo pueden quedar en el planteamiento de conceptos o buenas ideas, sino que deben llegar a propuestas sobre las cuales se pueda identificar que dichos proyectos son viables. Por tanto, aspectos como indicadores técnicos, económicos, ambientales y sociales deberán estar presentados de manera clara y explícita.

Asimismo, se busca dejar en los estudiantes un espacio de reflexión para que identifiquen sus reales oportunidades de desempeño profesional en escenarios de organizaciones productivas y de investigación aplicada en la que el diseño industrial es identificado como un “actor” importante.


[1] www.wbcsd.org/web/m4dev.htm

El programa del Observatorio lo puede desgargar aquí: Observatorio VII. Movilidad Sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*